¿Qué es una auditoría de cuentas y quién puede hacerla?

Si bien no es obligatoria para todas las empresas, la auditoría de cuentas es algo con lo que debe estar familiarizado cualquier empresario. Probablemente, en algún momento de su trayectoria tendrá relación con esta figura de la contabilidad.

¿Qué es una auditoría de cuentas?


Podemos definirla como la revisión y autentificación de las cuentas anuales de una empresa, así como de otros documentos contables y financieros. Se realiza con objeto de dictaminar si muestran fielmente el resultado económico, la situación financiera y el patrimonio de la misma.
Por tanto, es un instrumento de control económico. Gracias a la auditoría de cuentas, la sociedad auditada puede mejorar sus criterios contables y con ello optimizar su rendimiento. Pero no es este el único motivo por el que se realiza.

¿Qué empresas están obligadas a hacer una auditoría?

Puede hacerse voluntariamente. Pero, en líneas generales, están obligadas a realizar una auditoría de cuentas anuales todas aquellas empresas que no son capaces de presentar un balance abreviado de las mismas. Así lo determina la Ley de Sociedades de Capitales. También tienen que hacerla todas las entidades empresariales que cumplan, al menos, dos de estos tres requisitos:

  • Que su cifra de negocio neto supere la cantidad de 5 700 000 euros.
  • Que el total de sus activos tenga un valor mayor de 2 850 000 euros.
  • Que el número medio de sus trabajadores durante el año sea superior a 50.

No obstante, hay otra condición para que la auditoría sea obligatoria: la empresa en cuestión debe cumplir lo anterior durante dos años consecutivos. Es decir, debe estar dentro de dos de los tres requisitos anteriores al menos durante los dos últimos ejercicios contables.

¿Cuándo y dónde debe prestarse la auditoría?

Las empresas obligadas a hacer una auditoría anual deben tenerla hecha antes de seis meses después de cerrar el ejercicio contable. Este cierre se produce el 31 de diciembre. La razón es que tienen ese plazo para aprobar sus cuentas anuales. Lógicamente, para ello, la auditoría debe estar ya realizada.
No obstante, con fines de presentación ante las autoridades contables, tienen siete meses. Después de los seis citados, la empresa tiene un mes más para presentar en el Registro Mercantil esas cuentas anuales, que se componen de cuenta de pérdidas y ganancias, balance de situación, memoria e informe del auditor.

¿Quién puede hacer una auditoría?

Solo están autorizados para realizarla los auditores. Estamos hablando de uno individual o de una empresa de auditores. Pero, en ambos casos, estos profesionales deben estar inscritos en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas que pertenece al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas. Y, para acceder a él, deben acreditar experiencia profesional en el ámbito contable y superar una serie de pruebas teóricas y prácticas.
En conclusión, una auditoría de cuentas tiene como finalidad verificar el estado contable de una empresa y, aunque puede ser voluntaria, hay muchas empresas obligadas a hacerla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario