¿Cómo contabilizar la compra de un vehículo?

La adquisición de un vehículo o turismo que tiene la consideración de uso para el desarrollo de una actividad profesional o empresarial tiene un tratamiento contable específico y en este artículo te hablaremos de los elementos que forman parte y los aspectos que debes tener en cuenta para contabilizar la compra de un vehículo.

¿Uso particular del empresario o uso exclusivo a actividad profesional o empresarial?


El registro contable de un inmovilizado material, como es la compra de un vehículo debe registrarse adecuadamente y dependerá su forma según la naturaliza de uso que se dé al vehículo. Aquí entra la primera cuestión que deberá resolverse primero. ¿El disfrute del vehículo será de uso particular del empresario o exclusivamente para el desarrollo de la actividad?

De forma predeterminada, según se establece en el art. 95.5ª.2ª de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido establece que:

2.ª Cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por 100

Por tanto, se entenderá que la compra de un vehículo destinado a uso empresarial se establecerá un grado de afectación, por defecto, de 50%. En caso de que el grado de afectación sea superior, el empresario deberá justificar ante la administración con el objetivo de poder deducirse la totalidad del IVA deducible.

Una vez justificado ¿cómo se contabiliza?

Para poder registrar los asientos contables adecuadamente, debemos acudir a lo indicado en el Real Decreto 1515/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad de PYMES, en su apartado Segunda Parte, 2ª.1 de inmovilizado Material.

1. Valoración inicial.

Los bienes comprendidos en el inmovilizado material se valorarán por su coste, ya sea éste el precio de adquisición o el coste de producción.

Los impuestos indirectos que gravan los elementos del inmovilizado material sólo se incluirán en el precio de adquisición o coste de producción cuando no sean recuperables directamente de la Hacienda Pública.

Entendiendo esto, debemos enumerar las diferentes cuentas contables que intervienen que dependerá del tipo de transacción que se ha dado.

En este caso, indicamos un ejemplo de la compra de un vehículo de 30.000 euros en la que se justifica que el 100% de su uso se empleará en actividades empresariales.

  • 218 Elementos de transporte
  • 472 H.P. IVA soportado
  • 523 Proveedores de Inmovilizad a Corto plazo
DEBEHABER
30.000 (218) Elementos de transporte36.300 (523) Proveedores de inmovilizado a corto plazo
6.300 (H.P. IVA soportado

La contabilización, en este caso práctico con el 100% de afectación parece muy sencilla, pero debemos tener en cuenta que dentro de la compra de un vehículo de empresa pueden darse diferentes tipos de transacciones, como la adquisición mediante leasing o arrendamiento financiero. Por otro lado, tenemos la aplicación de la amortización, así como los costes de mantenimiento que genera el vehículo a lo largo de su utilidad.

Por tanto, a la hora de contabilizar un vehículo de empresa, debes considerar muchos elementos y la naturaleza de la transacción, así como el grado de afectación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario