Si has oído hablar del valor razonable y quieres saber más sobre el concepto y en los escenarios en donde se aplica, pero para empezar, me gustaría que leyeras previamente la diferencia entre precio y valor, de esta manera tendremos una noción sobre valor.

En este artículo quiero hablarte y expandirte un poco más la definición de valor razonable e inclusive te indicaré las normativas que recoge dicho concepto, así como si es obligatorio o no presentar dicho documento en caso de que te solicitaran. Para tratar esto, primero necesito que tomes un poco de aire y sigas detenidamente cada línea de este artículo, sin más, sigamos.

¿Qué es el valor razonable?

“El valor razonable es el importe por el que puede ser intercambiado un activo o liquidado un pasivo, entre partes interesadas y debidamente informadas, que realicen una transacción en condiciones de independencia mutua”. (Resolución de 7 de octubre de 2010 del ICAC)

Automáticamente te he indicado la definición que da el Instituto de Contabilidad y Auditorías de Cuentas que es el organismo encargado de realizar dictámenes que le son de relevantes a los editores contables, pero quiero explicarlo de una manera más simple con el objetivo de comprenderlo mejor.

En definitiva, el valor razonable es por el que puede ser comprado un activo o hacer líquido un pasivo financiero en una fecha concreta levado a cabo por dos agentes, el comprador y el vendedor. Estos agentes disponen de la información del mercado, son expertos, independientes y libres de actuar independientemente.

¿Cómo se calcula el valor razonable?

El valor como tal, no es una expresión matemática al ser subjetivo, pero como todo también se podría expresar mediante una fórmula sencilla:

Valor = Beneficios – costes

Pero el valor razonable va enfocado al entorno contable y para obtener dicho valor, se ha de enfocar en tres perspectivas concretas.

  • Posición Económica: Será a capacidad de generar riqueza, es decir, su posición en el mercado, etc.
  • Posición Financiera: Mide la valoración de una empresa según su capacidad para atender sus obligaciones
  • Posición de Tesorería: Será la valoración de la empresa según su capacidad de generar efectivo, es decir, flujos de caja.

Dentro de estas perspectivas, existen diferentes métodos de valoración, que bien podrían ser:

  • Métodos contables
  • Métodos mixtos
  • Métodos de valoración basados en múltiplos
  • Métodos basados en descuento de flujos
  • Métodos basados en opciones

Referencias legales sobre el valor razonable

En un contexto europeo, el valor razonable se manifiesta en el artículo 8 de la Directiva 2013/34/UE donde se estipula la base alternativa para la estimación del valor razonable.

Con respecto a España, la referente en cuestiones de términos contables es el Plan General Contable (R.D 1514/2007, de 16 de noviembre) en el 6.2, criterio de valoración, de la primera parte, sobre el marco Conceptual de la contabilidad. Inclusive se manifiesta en el R.D 1515/2007 por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad de PYMES. Y por supuesto, a la doctrina ya mencionada de la ICAC.

Según la normativa, las empresas están en la disposición de realizar la valoración razonable pero no están en su obligación, pero siempre sería recomendable disponer de este documento con el objetivo de mantener esa imagen fiel del principio de contabilidad.

En caso de aplicarlo, el auditor será responsable de las correcciones que aplique en el valor razonable, explicándolo en la memoria de los procesos e instrumentos que ha utilizado.

Artículos Relacionados

Artículo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones del servicio y la Política de Privacidad

  • Responsable: Fernando Acevedo
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Hostproton, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE
  • Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Si no introduces los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios no podré atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en legal(arroba)elnuevoempresario.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.