¿Cuál es la diferencia entre inflación y deflación?

La inflación y la deflación, dos elementos fundamentales de la economía donde uno implica la subida generalizada de los precios y la otra la bajada generalizada de los precios. De lo dicho anteriormente, muchos piensan que la segunda opción es la más favorable ¿A quién no le gusta comprar barato? Pero no, desde el punto económico es el peor de los escenarios posibles.

En este artículo te hablaré sobre la diferencia entre los conceptos de inflación y deflación, sobre qué es la inflación buena, la inflación mala y la deflación. Si quieres saber un poco más sobre las diferencias de estos conceptos, sigue leyendo.

¿Qué es la inflación?

La inflación es un aumento en el nivel general de precios de bienes y servicios durante un período de tiempo. La inflación se mide observando la tasa de inflación, que generalmente es calculada anualmente.

Esta tasa indica qué porcentaje ha aumentado cada bien o servicio, en promedio, en el transcurso de un año en comparación con un año base, por lo general, del año anterior. Esto provoca que el valor del dinero

Teniendo claro esto, hablemos ahora de la inflación buena y la inflación mala

¿Cómo se mide la inflación?

El índice de precios al consumidor (IPC) es el medidor básico que nos permite medir la inflación. Este índice mide mensualmente y compara los precios de productos básicos como alimentos, combustible, ropa, etc. Esto permite determinar la variación actual con respecto al horizonte temporal base.

Por decirlo de otra manera, este índice calcula aproximadamente cuánto dinero necesita alguien para sus ingresos por mes.

¿Qué es la inflación buena y qué es la inflación mala?

El aumento sostenible de los precios de bienes y servicios dentro de una economía es positivo, ya que refleja el crecimiento económico por la mejora del consumo, del empleo y la actividad económica general de un país.

A lo anterior lo podemos denominar “inflación buena”, pero añadiendo matices adicionales como que dicha inflación sea un efecto propio del aumento de la oferta respaldada por el aumento de demanda y, por supuesto, dicha inflación no supere un tanto porciento que las entidades económicas establecen anualmente. En Europa, el BCE (Banco Central Europeo) estima en una franja del igual o cercano al 2% como señal de un buen crecimiento económico.

La inflación mala será, por tanto, aquella que supere las medidas establecidas anteriormente indicadas

Tipos de inflación

  • La inflación originada desde la oferta: Será cuando la parte de la oferta se vea obligado a subir los precios por el aumento del coste de los factores productivos, por el encarecimiento de las materias primas o por fallos en la cadena de suministros.
  • La inflación originada desde la demanda: En este escenario la oferta no puede soportar la alta demanda lo que originan rotura de stocks y desabastecimiento generando cuellos de botellas que se traducen en el aumento de los precios.
  • La inflación originada desde la oferta y desde la demanda: Se da cuando se originan ambas circunstancias en el mismo período.
  • La inflación monetaria: Es aquella en donde el valor del dinero se pierde por sí misma debido al aumento de la oferta monetaria, por decirlo de otra manera, cuando los gobiernos imprimen grandes cantidades de dinero. La ley de la oferta y la demanda hace el resto.
  • La inflación estructural: En este escenario la inflación viene dada por fallos en los procesos productivos de un país que no puede abastecer a una demanda latente lo que origina una fuerte desestabilización.

Ahora bien, hay que tener en cuenta la temporalidad de los sucesos, dicho de otra manera, la influencia de la inflación se notará cuando más prolongada sea su duración y si esta genera una espiral inercial que genere una carrera inflacionaria donde ya estaríamos hablando de la inflación galopante o inclusive de la hiperinflación.

¿Qué es la deflación?

La deflación es lo contrario a la inflación, es decir, ocurre cuando hay una disminución en los niveles generales de precios de los productos y servicios. En un escenario deflacionario, el consumo disminuye y arrastra la economía hacia una disminución de la actividad comercial

Esto conduce a una disminución de la demanda agregada y al decrecimiento económico. También puede pasar desde la parte de la oferta. Si la deflación resulta descontrolada, a esta le sucede las llamadas depresiones económicas.

Como puedes ver, podemos seguir hablando de la diferencia entre inflación y deflación, pero podemos llegar a una deducción rápida. La inflación es buena hasta cierto punto y la deflación es siempre mala. Otra cuestión son las políticas inflacionarias y deflacionarias que intentan contrarrestar el efecto del contrario. 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir