Cómo lidiar con un ambiente de trabajo tóxico y consejos sobre cómo evitarlo

>

Un ambiente de trabajo tóxico es aquel que no es saludable para ti ni para los demás, además de repercutir en la productividad de la empresa, incluso un entorno laboral tóxico puede romper la relación empresario trabajador o entre los trabajadores.

En este artículo queremos hablarte sobre la mala experiencia laboral que supone trabajar en este tipo de ambientes que puede tener su origen bien en las decisiones estratégicas, acciones directivas u operativas que afectan o alteran el bienestar social de la empresa.

¿Qué es un ambiente laboral tóxico?

Es aquel donde los empleados se ven afectados por ataques psicosociales que afectan a su rendimiento, estado mental e incluso de salud del trabajador. Un ambiente laboral tóxico puede ser aislado o afectar a mayor parte de la plantilla.

La primera suele ser ocasionados por decisiones o acciones mal intencionadas por parte de compañeros o de jefes a sus subordinados, en cambio, la segunda puede ser debido a la estrategia de comunicación o de dirección de la empresa.

Por poner un ejemplo, un lugar de trabajo tóxico es aquel en el que los empleados se someten rutinariamente a gritos sin motivo, abuso físico y contacto inapropiado, o amenazas con la pérdida de un trabajo o degradación de puesto.

¿Por qué tu empresa debe importarle el ambiente de trabajo?

Se trata de una variable más del departamento de recursos humanos de una empresa, esta debe establecer estrategias de mejorar y motivación con el objetivo de mejorar la productividad global de la empresa.

En un ambiente laboral deseable, estas estrategias son muy efectivas y logran un impacto positivo en el crecimiento de la empresa, en cambio, en un ambiente laboral tóxico, estas acciones no surtan efecto o bien supongan una mayor generación de conflictos.

Los efectos negativos de los entornos de trabajo tóxicos en los empleados y la empresa

Un ambiente de trabajo tóxico puede tener un efecto negativo en los empleados y en la empresa. Los efectos se pueden ver reflejados de muchas maneras diferentes, como un aumento del ausentismo, una disminución de la productividad, tasas más altas de rotación y una disminución de la moral. Esto se debe a que los lugares de trabajo tóxicos a menudo se caracterizan por un liderazgo deficiente, poco compromiso de los empleados y altos niveles de conflicto.

Cómo reconocer los signos de un lugar de trabajo tóxico desde el principio

La primera señal de un ambiente de trabajo tóxico es el trato por parte de los cargos de responsabilidad hacia sus subordinados. El departamento de recursos humanos debe controlar estas situaciones potenciando y fomentando skilles de visión estratégica y humanas.

Otras señales, si hablamos en métricas, puede ser el grado de rotación de la plantilla, a un alto grado de rotación implica una salida de trabajadores de la empresa y un ambiente tóxico es una variable más que aumenta esta métrica.

Del lado del trabajador, se pueden atender a los conflictos individuales que generan divisiones entre trabajadores que acarrean luchas internas a nivel individual, grupal o departamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir