El nuevo empresario

Stakeholders

Sabemos que la empresa se relaciona con el entorno y el entorno con la empresa que a la vez se relaciona con diferentes grupos de interés o stakeholders que le afecta directa o indirectamente. En este artículo hablaremos sobre qué son los stakeholders de una empresa y clasificaremos cada uno de ellos.

¿Qué son los stakeholders?

Partes interesadas o stakeholders son todos los participantes que se relacionan y participan de forma directa o indirecta en la actividad de una empresa. Hay dos tipos de partes interesadas o stakeholders que rodea a una empresa: stakeholders internos y stakeholders externos.

  • Stakeholders internos. Lo conforman:
    • Trabajadores
    • Directivos
    • Accionistas
  • Stakeholders externos. Lo conforman:
    • Proveedores
    • Sindicatos
    • entidades financieras
    • Gobierno
    • Sociedad en general
    • Clientes

¿En qué influye los stakeholders a una empresa?

A la hora de fijar objetivos, las empresas tienen muy en cuenta la relación con los diferentes StakeHolders, en el artículo de creación de valor, te hablamos sobre la necesidad de la empresa en maximizar el valor de mercado. Esta maximización del valor viene tras la adaptación de estrategias que mejoren las relaciones con los diferentes stakeholders. A continuación, te pondré un ejemplo de cada uno.

  • Stakeholders internos.
    • Trabajadores: Una mala estrategia o gestión ocasiona conflictos laborales.
    • Directivos: Se encargan de la toma de decisiones pro lo que se encargan de diseñar las estrategias adecuadas para mejorar la relación con los diferentes stakeholders serán, por tanto, los máximos responsables del fracaso o éxito de la empresa.
    • Accionistas: Buscan la maximización de beneficios, cuando mayor valor pueda crear una empresa mayores beneficios puede obtener y atraer a más accionistas.
  • Stakeholders externos.
    • Proveedores: La elección de proveedores, la fuerza de este frente a la empresa (5 fuerzas de Porter), puede afectar la estrategia de la empresa.
    • Sindicatos: Se encargan de velar por los trabajadores frente a la empresa. Una mala relación puede provocar conflictos laborales
    • Entidades financieras: Facilitan la línea de créditos a las empresas, sus políticas financieras pueden influir en la estrategia financiera de la empresa.
    • Gobierno/Estado: El estado, mediante la aplicación de leyes, licencias o permisos pueden verse como amenazas u oportunidades dentro para la empresa.
    • Sociedad en general: El comportamiento de la sociedad afecta en gran medida a la empresa sobre la forma en que se dirige o las acciones que lleva a cabo para adaptarse a las modas, costumbres, creencias, etc. Ejemplo claro (la responsabilidad social corporativa, la ética empresarial, etc.)
    • Clientes: Parte fundamental de cualquier empresa que intenta mejorar la autoridad de marca, fidelizar o atraer a más clientes. Un deterioro de la relación con los clientes supondría el fracaso o la quiebra de la empresa al no recibir los ingresos necesarios.

Los objetivos y los stakeholders

La empresa para fijar los objetivos que atiendan a las necesidades de los diferentes stakeholders primero deberá establecer el grado de importancia y prioridad en cada uno de ellos. Por lo general, la dirección aplica estrategias que permitan cumplir objetivos para los accionistas, pero hay otras que dan mayor poder a los clientes y otras miran hacia la sociedad. En función de la importancia, la empresa aplicará objetivos más explícitos para aquellos stakeholders más importantes.

Control directivo

Dentro de los stakeholders se da una relación directa y que determina la dirección de la empresa y esta es la relación entre los propietarios (accionistas) y los directivos (empresarios). En esta relación se dan dos objetivos totalmente diferenciados que una postura extremista, por un lado, ocasiona la pérdida de la otra.

Para verlo mejor, los empresarios buscan maximizar el valor de la empresa en el mercado y los accionistas maximizar su riqueza mejorando los rendimientos de la empresa. También, el empresario apuesta por estrategias y objetivos ligados a la adaptación de la empresa a las condiciones del mercado y que supone una mayor asunción de riesgo, el empresario por su parte, puede establecer mecanismos de control a la dirección para proteger sus intereses, tales como:

  • Internos:
    • La supervisión mediante la Junta de accionistas, reuniones, etc.
    • Mediante la aplicación de incentivos por la consecución de objetivos
  • Externos
    • Control en el Mercado de capitales donde comprueban el rendimiento de las acciones por el incremento del valor de las acciones
    • Mercado de trabajo de directivos: Despido y contratación de directivos afines a las posturas de los accionistas
    • Mercado de empresas: La venta de empresa derivada de la mala gestión
    • Mercados de bienes y servicios finales. Se fijan en el control de ventas y la autoridad frente a los consumidores.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram