En la contabilidad de la empresa se tiene muy encuentra el flujo de caja, flujo de tesorería o cash flow, y no solo eso, también en ámbitos financieros, la toma de decisiones e incluso para la valoración de empresas.

Si estás aquí es porque te preguntas qué es un flujo de caja, como se elabora y su importancia en la empresa. Pues quiero disiparte estas dudas en este mismo artículo y espero hacerlo lo mejor posible. Así que, sigue leyendo los siguientes párrafos en donde te daré la explicación del concepto flujo de caja de tal manera que sea fácil de comprender, verás que tras finalizar la lectura, saber qué es un flujo de caja ya no será un problema. ¡Vamos a ello!

¿Qué es un flujo de caja?

Es la cantidad de efectivo neto ingresado o sacado de la caja en un periodo determinado, es decir, es un informe en donde se detallan los ingresos y egresos de efectivo. Este indicador es el que determina el grado de liquidez que dispone la sociedad. Hablando de una manera más coloquial, será los movimientos del dinero que se ingresa en la caja y lo que se saca de ella.

La diferencia entre esos ingresos y esos egresos, será denominado saldo o flujo neto, por tanto, y como bien te he señalado anteriormente, gracias a este indicador, podremos saber le grado de liquidez de la empresa.

Por poner un ejemplo. Si la empresa ha gastado más de lo que ha ingresado, dispondrá de un flujo de caja negativo, es decir, un saldo neto negativo por lo que no dispondrá de liquidez.

No confundir el Cash flow o flujo de caja por las cuentas de pérdidas y ganancias. El flujo de caja simplemente indicará el grado de liquidez de la sociedad para tomar decisiones financieras sobre ella. Por tanto, no se ha de hablar de pérdidas ni de ganancias, más bien capacidad de la empresa en atender sus obligaciones financieras o de disponer de dinero en efectivo en un periodo de tiempo concreto.

Tipos de flujos de caja

Existen cinco tipos de cash flow que se pueden obtener según las siguientes actividades:

  • Flujo de caja de explotación: Será el flujo de caja obtenido por la propia empresa, es decir, los ingresos de las ventas y su coste de gestión. En este apartado entra la mayor parte del grueso del cálculo del flujo de tesorería.
  • Flujo de caja en las actividades de inversión: Se han de calcular en caso de que la sociedad disponga de inversiones financieras o inmobiliarias.
  • Flujo de caja en las actividades de Financiación: Se genera por las actividades que se producen que tengan un efecto en el capital propio del negocio y de las deudas.
  • Flujo de caja libre: Será la caja disponible que le queda a la empresa tras cubrir todos los pagos menos a los bancos y accionistas. Para un resultado positivo, el flujo de caja libre debe ser capaz de soportar los pagos de los accionistas y los bancos.
  • Flujo de caja de accionista: Sería la caja disponible que se ha quedado para el accionista tras haber soportado todos los pagos, inclusive a bancos. Por tanto, el flujo de caja del accionista debe ser capaz de afrontar los pagos de los accionistas, al coste que éstos exigen (WACC), es decir, a sus expectativas de rentabilidad marcadas por el Ke.

El flujo de caja en la contabilidad

El Plan General Contable lo regula en su artículo 9, indicando el flujo de caja se representa en el Estado de flujos de efectivo, en el que se informa sobre el origen y la utilización de los activos monetarios representativos de efectivo y otros activos líquidos equivalentes, clasificando los movimientos por actividades e indicando la variación neta de dicha magnitud en el ejercicio.

Se entiende por efectivo y otros activos líquidos equivalentes, los que como tal figuran en el epígrafe B.VII del activo del balance, es decir, la tesorería depositada en la caja de la empresa, los depósitos bancarios a la vista y los instrumentos financieros que sean convertibles en efectivo y que en el momento de su adquisición, su vencimiento no fuera superior a tres meses, siempre que no exista riesgo significativo de cambios de valor y formen parte de la política de gestión normal de la tesorería de la empresa.

Los pasos para llevar el flujo de caja correctamente es importante seguir los siguientes pasos.

  • Debes contar con toda la información contable de tu negocio, balance general y estado de resultados.
  • Esa información te dará el saldo inicial, punto de partida del flujo. Defines un periodo a analizar.
  • Luego registras todos los ingresos (ventas) de ese periodo.
  • Registrar los gastos o egresos en el periodo.
  • Al tener todos esos registros, se calcula la diferencia entre los ingresos totales y gastos o egresos totales, junto con el monto inicial.

Formula flujo de caja

Flujo de caja = Beneficio + amortizaciones + provisiones

Por tanto, el cash flow será la suma de resultado neto más las amortizaciones y previsiones. El motivo por el que se suma las amortizaciones es por su valor minorizado en los resultados de cada ejercicio al igual que pasa lo mismo con las previsiones.

Calcular paso a paso el cash flow

Quizás sea necesario indicar los procedimientos del cálculo del flujo de caja, por esta misma razón, te expongo los siguientes pasos.

Paso 1: Conocer el beneficio bruto de la empresa

Este paso es sencillo, tan solo deberás calcular la diferencia entre los ingresos menos los gastos, de esta manera obtendrías los beneficios brutos.

Paso 2: Calcular el BAIT (Beneficio antes de intereses e impuestos)

El siguiente paso será calcular el beneficio antes de impuestos e intereses que cuya fórmula sería:

EBIT= Beneficio Neto – Amortizaciones – Provisiones + otros ingresos

Paso 3: Calcular el NOPAT (Beneficio operativo después de impuestos)

La fórmula del NOPAT sería:

NOPAT = EBIT – Impuestos

Cuando tengamos el NOPAT ya podremos obtener el flujo de caja bruta

Paso 4: Calcular flujo de caja bruta

Para llegar a este punto, solo necesitarás sumar al NOPAT las amortizaciones de la empresa, siendo la formula la siguiente:

Flujo de caja bruta = NOPAT + Gastos de amortizaciones

¿Por qué es importante el Cash flow?

Como bien te he indicado anteriormente, saber la capacidad la empresa en atender obligaciones u obtener efectivo en un periodo concreto ayudaría a la toma de decisiones como

  • La compra de nuevas mercancías
  • Si se ha de pedir un crédito para atender a obligaciones
  • Si se ha de realizar una compra en efectivo o bien por una línea de crédito.
  • Permite el control presupuestario interno de la empresa

También nos puede ser como un indicador de la calidad de ingresos de la empresa, ya que, si al empresa se encuentra por un periodo largo en un flujo de caja negativo, estaríamos hablando de insolvencia, es decir, la empresa no puede soportar los gastos con los ingresos o no dispone de capacidad para disponer de efectivos o dicho de otra manera, los activos corrientes de la empresa está disminuyendo

Si el flujo de caja es positivo, significará que los ingresos son mayores que los gastos de la sociedad que hayan tenido que hacer frente en el periodo de tiempo determinado. Si lo traducimos en términos económicos, el flujo de caja positivo significará que los activos corrientes están aumentando.

Artículos Relacionados

Artículo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones del servicio y la Política de Privacidad

  • Responsable: Fernando Acevedo
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Hostproton, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE
  • Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Si no introduces los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios no podré atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en legal(arroba)elnuevoempresario.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.