Aislamientos térmicos y sus ventajas

>

El aislamiento térmico es un material que retarda o impide la transferencia de calor, así lo definen en PLB. Se puede aplicar a la ropa, casas e incluso edificios de oficinas, por lo que los edificios cubiertos por este material permitirá una mayor retención delo calor, lo que ayuda a reducir costes en calefacción en los periodos invernales.

Las ventajas de utilizar aislamientos térmicos en edificios son muchos, como bien te indicamos en el punto anterior, te permitirá ahorrar dinero en facturas de calefacción y refrigeración. Algo que viene bien dado los precios cada vez más altos del gas e hidrocarburos.

Por otro lado, también puede reducir su huella de carbono al reducir la cantidad de energía necesaria para mantener una temperatura agradable, tal y como muchas empresas ya están aplicando esta mejora en sus instalaciones.

Te puede interesarGuía básica para elegir un programa de nóminas

¿Cuáles son los diferentes tipos de aislamiento térmico?

Existen tres principales tipos de aislamientos térmicos:

  • Aislamiento término de fibra de vidrio, que tiene un valor R bajo y es mejor para paredes de sótanos, puertas de garaje y otros lugares donde el aire no circula.
  • Aislamiento térmico de espuma de poliuretano, que tiene un alto valor R y es mejor para techos, paredes, pisos y ventanas.
  • La barrera radiante también es un tipo de aislamiento térmico que refleja el calor de regreso a la habitación en lugar de dejar que escape al exterior. Esto se puede instalar en las paredes exteriores o interiores para reducir las facturas de energía en verano e invierno.

Ventajas del aislamiento térmico

El aislamiento térmico es un factor importante en la eficiencia energética de una vivienda u oficina. Brinda comodidad, seguridad y protección a sus ocupantes al reducir la pérdida de calor y evitar la ganancia de calor.

A modo de resumen de lo anterior, las ventajas del aislamiento térmico son los siguientes:

Te puede interesarAsegura la movilidad de tus empleados con Kleta
  • Ahorro de costes en calefacción y al evitar que el calor se escape a través de sus paredes, ventanas, pisos y techos.
  • También mantiene su hogar u oficina a una temperatura más agradable al reducir la necesidad de aire acondicionado o calefacción.
  • Menor riesgo de moho o daño estructural debido a la acumulación de humedad.
  • También resultan ser útil como aislamiento acústico reduciendo los ruídos de fuentes externas.

Cómo elegir el tipo correcto de aislamiento para sus necesidades

Elegir el tipo correcto de aislamiento para sus necesidades depende de diferentes factores. El primer factor a considerar es el lugar donde se localiza el inmueble.

Si se localiza en un área húmeda, lo mejor es optar por una forma de aislamiento hermético, ya que no permitirá que la humedad penetre a través de él y cause daños a su hogar o negocio.

Otro factor a considerar es el grosor del aislamiento que necesita. Cuanto más grueso sea el aislamiento, más caro será, así como su peso.

Te puede interesarGuía para ahorrar en la factura de la luz de tu empresa

Si vive en un clima frío y necesita aislar su hogar o negocio de las temperaturas extremas, elija un material que no sea impermeable, como un tablero de espuma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir