5 acciones que mejorarán el clima laboral en tu empresa

Descubre cómo se puede mejorar el ambiente de trabajo dentro de las organizaciones

En muchas ocasiones, las empresas cuentan con trabajadores muy cualificados que pueden aumentar los niveles de productividad de manera notable, sin embargo, no son capaces de implicarlos en los objetivos de la empresa. Y es que el clima laboral juega un papel muy importante en la actividad de todos los negocios, de modo que resulta fundamental crear un buen ambiente de trabajo.

Aunque la productividad, el número de ventas y el índice de gastos son aspectos muy relevantes que las organizaciones deben tener en cuenta, lo cierto es que el bienestar de los trabajadores es vital a la hora de mejorar la eficiencia del negocio. En pocas palabras, los empleados tienen que sentirse bien en el trabajo, ya que de esta manera, será mucho más sencillo que ofrezcan un rendimiento óptimo.

Constituir la empresa en torno a una serie de valores humanos es clave en este sentido, pero también es necesario fomentar las relaciones laborales y motivar a los trabajadores en el día a día. Si quieres saber más sobre cómo mejorar el clima laboral dentro de las organizaciones, te recomendamos leer las acciones que vamos a detallar a continuación.

Sistema de retribución adecuado y transparente


Por lo general, la inmensa mayoría de los trabajadores no está conforme con el sueldo que percibe, ya que creen que deberían recibir un salario mucho más alto. Esta idea puede afectar de forma negativa al clima laboral de la empresa, por lo que hay que alejarse por completo de las malas retribuciones económicas. Además, es importante acompañar el salario con otros beneficios como formación o flexibilidad horaria.

Y es que si un trabajador con cierta responsabilidad ve que una empresa competidora paga sueldos más altos, se sentirá descontento y querrá abandonar el negocio. Por ello, hay que incentivar a los empleados con buenos salarios, y sobre todo, con otros aspectos que ayuden a complementarlos. La flexibilidad y la formación son un claro ejemplo de ello, pero también se puede apostar por los días libres o el reconocimiento.

Crea un programa de wellbeing emocional

Probablemente, hayas oído hablar en alguna ocasión del concepto de wellbeing emocional, el cual hace referencia al estado de satisfacción y tranquilidad de las personas que presentan buenas condiciones físicas y mentales. En los últimos años, este concepto se ha convertido en una tendencia dentro de los departamentos de RRHH, ya que permite analizar el momento en el que se encuentran los empleados.

Para llevarlo a cabo, las organizaciones deben diseñar una estrategia de wellbeing emocional, basada en la generación de un mapa del viaje emocional del trabajador. De esta manera, las empresas pueden saber cómo se siente cada empleado, por lo que obtienen información muy relevante que les permite ayudarles a conseguir un mayor nivel de bienestar.

Escucha a los empleados

Sin duda alguna, la información es poder. Por ello, las organizaciones deben estar al tanto de todo lo que ocurre en el entorno de trabajo, ya que es la mejor forma de saber cómo actúan los empleados y qué necesidades presentan. A partir de estos datos, las compañías pueden conocer el estado de ánimo de los trabajadores, de manera que estarán mucho más capacitadas a la hora de tomar decisiones laborales.

Esta información no solo se obtiene al escuchar a los empleados, sino que también es muy conveniente analizar otras situaciones o contextos en los que se interactúa con ellos. Por ejemplo, algunos expertos en la temática señalan la enorme importancia de analizar con detenimiento tanto los correos electrónicos recibidos, como los mensajes que se publican en las redes sociales o los foros de la empresa.

Potencia la formación

Como ya se ha comentado antes, las organizaciones deben establecer un sistema de retribución adecuado y transparente, ya que está fórmula permite incentivar a los trabajadores. Pero no solo basta con pagar un buen salario, puesto que la mayor parte de los empleados valora muy positivamente la recepción de formación. Y es que por lo general, las personas quieren seguir creciendo en su ámbito profesional.

En este sentido, las empresas pueden realizar actividades formativas y cursos propios para los trabajadores de un determinado departamento. Gracias a este tipo de formación, los empleados obtienen nuevos conocimientos, los cuales pueden poner en práctica en el puesto de trabajo. Por lo tanto, esta formación especializada no solo beneficia a los trabajadores, sino que también repercute en la organización.

Crear un ambiente de confianza

Por último, resulta fundamental generar un ambiente laboral que transmita confianza a los empleados, por lo que las empresas deben poner en marcha algunas acciones que permitan conseguirlo. Una buena opción es la celebración periódica de reuniones entre los directivos y los trabajadores, en las cuales se debe hablar del trabajo, pero también de otros aspectos más relacionados con la mejora del entorno profesional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario