2023, el año de la recuperación económica, pero no total

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señala a España como uno de los grandes dignificados de la pandemia en el ámbito económico. En estudios recientes situó a nuestro país como la economía avanzada que más retrocedió en 2020, cerca de un 11%, pero ofrece previsiones optimistas de cara a los años venideros.

Los datos aportados periódicamente por el FMI son analizados de manera exhaustiva por portales especializados, como es el caso de economipedia.com, pero en el caso de España, los expertos de la mayor institución financiera global advierten que la recuperación de los niveles económicos prepandémicos no llegará hasta el año 2023.

Recuperación económica, pero un alto déficit público


Las previsiones del FMI son revisadas cada de manera periódica, y en la última revisión, esta entidad mejoró en medio punto el crecimiento para España. Así, en este presente 2021 se espera que la economía crezca aproximadamente un 6,4%. Esto es situarse aún lejos de la caída del PIB, que fue prácticamente el doble en 2020, 11%.

En 2022, las previsiones apuntan a un crecimiento del 4,3% y continuar esa senda en 2023, aunque reduciendo el ritmo de crecimiento, hasta el 4,7% en 2023. Ya en 2023, con un dato positivo del 2,8% se alcanzarían los niveles prepandemia. La tendencia positiva se mantendrá, al menos, hasta 2026, con crecimientos ralentizados que finalizarán en el 1,4%.

En cualquier caso, estos datos esperanzadores no deben cegar el análisis sosegado, pues el propio FMI advierte que la recuperación se sustentará, en gran medida, por el crecimiento de la deuda pública, que pasó del 95,5% antes del Covid-19 y se situará en una situación permanente del 120% hasta 2026.

Para estos análisis, el FMI ha tenido en cuenta las medidas legislativas aprobadas por España como respuesta a la crisis del coronavirus. Prácticamente todos los gobiernos europeos han adoptado medidas de endeudamiento público para mantener la economía a flote. En el caso de España se suman otras cuestiones como el alza de las pensiones y los salarios públicos o la creación del ingreso mínimo vital.

Los fondos europeos son clave para la recuperación

La confirmación de estas previsiones está muy ligada a la llegada de los fondos europeos. El FMI sostiene que si España invierte parte de esos fondos en este año y mayor cantidad en 2022, el resultado puede ser aumentar el crecimiento del PIB entre uno y dos puntos porcentuales.

No obstante, esta llegada de fondos europeos también va de la mano de inversiones y reformas que aún están por decidirse. Las más relevantes son las que guardan relación con las pensiones, la fiscalidad y el mercado de trabajo. En el caso de los datos de empleo, a pesar de que la recuperación económica pueda llegar en 2023, los índices prepandémicos de desempleo no se conseguirán hasta el año 2025.

Con motivo de la aprobación de los fondos europeos, el Gobierno de España ha presentado recientemente su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En él se detallan inversiones por valor de 70.000 millones de euros centrados en la transición ecológica, la transformación digital, educación y formación, investigación y desarrollo y movilidad sostenible.

Mayor crecimiento a nivel europeo, pero insuficiente para sostener la caída del PIB

2021 será un año, tratado de manera individual y a nivel macroeconómico, positivo para la economía española. Sin embargo, el dato de crecimiento por encima del 6% hay que ponerlo en el contexto actual, con una caída previa del PIB del 11%.

La economía global también crecerá con buenos guarismos, 6% de media total. Si nos vamos únicamente a las economías avanzadas, ese dato se reduce al 5,1%, un 4,4% en la zona euro. Alemania, Francia e Italia, las otras grandes potencias de la UE también crecerán menos que la economía española, al igual que Canadá o Reino Unido.

La situación es distinta en las economías emergentes, en las que se esperan crecimientos muy importantes. China ya consiguió crecer el año pasado, a pesar de ser el primer país castigado por el virus. En su caso, el crecimiento fue del 2,3% y se espera una escalada hasta el 8,4%. En India, que sí cayó un 8% en 2020, el crecimiento será del 12,5%. Para el conjunto de las economías emergentes, la cifra positiva se situará en el 6,7% de crecimiento.

Deja un comentario