Las clases online, en auge

La teleformación está experimentando un gran crecimiento. La pandemia por la COVID-19 ha provocado que la demanda de esta modalidad sea cada vez mayor. El aprendizaje virtual es una buena opción para aquellas empresas que quieran ofertar a sus empleados cursos para actualizar sus conocimientos o adquirir nuevas competencias. Además, cada vez son más las personas que deciden aprender desde casa, con una flexibilidad que la formación presencial no permite.  Un factor fundamental para que este modelo de aprendizaje sea exitoso es contar con contenidos didácticos para formación de calidad, avalados por una editorial de referencia.

Principales beneficios de la teleformación


La formación en línea cuenta con grandes ventajas. Para las empresas supone un ahorro de costes y tiempo, mientras que para los empleados permite una flexibilidad incompatible con otras modalidades. También es un modelo atractivo para academias, centros formativos y consultoras de formación, ya que permite ampliar tanto la oferta formativa como el público al que va dirigida.

La formación online permite:

Ahorrar recursos

La teleformación permite abaratar costes y, al evitar desplazamientos, supone un ahorro de tiempo, lo que beneficia a la productividad de los empleados y su bienestar laboral.

Elegir entre una amplia oferta

Gracias a las nuevas tecnologías, empresas, centros y particulares pueden encontrar una formación muy específica a un solo click. Esto permite centrar los esfuerzos formativos en materias útiles y adecuadas.

Acceder a material hecho a medida

El poder contar con material didáctico personalizado y a medida de las necesidades de la empresa es una ventaja fundamental. La especialización de los contenidos ayuda a los profesionales a actualizar sus conocimientos en las áreas necesarias.

Flexibilidad horaria

Las aulas virtuales están siempre disponibles. Esto permite a los alumnos crear sus propios horarios e itinerarios formativos. El esfuerzo de los estudiantes se debe complementar con la figura de un tutor que resuelva dudas y acompañe en el proceso formativo.

Conciliación

Al poder estudiar desde cualquier lugar y a cualquier hora facilita la conciliación personal y familiar, por lo que aumenta la motivación y el porcentaje de éxito.

Riqueza de recursos

La formación virtual nos ha traído una variedad enorme de materiales tanto escritos como audiovisuales y multimedia. El contar con recursos adaptados a las necesidades de formación es un beneficio notable.

Formación continua

Los profesionales en activo pueden mejorar sus competencias y reciclar conocimientos de forma dinámica y flexible gracias a las clases online. No solo es bueno para las empresas y su competitividad, los trabajadores a los que se les ofrece la posibilidad de crecer profesionalmente son más productivos y proactivos.

Capacita para el teletrabajo

La formación online también afianza conocimientos transversales que ayudan a empresas, instituciones y trabajadores a una adaptación fluida al teletrabajo y sus peculiaridades.

La formación online ha llegado para quedarse gracias a sus ventajas para diversos perfiles, que valoran aspectos como la optimización de recursos y tiempo, la conciliación entre vida y trabajo y la posibilidad de ampliar conocimientos u ofrecerlos a los trabajadores. Es fundamental contar con un material didáctico elaborado por expertos y personalizable.  

Deja un comentario