Importancia de la inteligencia emocional en la empresa

Hoy en día podemos encontrar infinidad de estudios donde se determina el comportamiento de una persona en función de su personalidad y emociones, así como establecer patrones de conductas partiendo con base en los criterios anteriores para entender la toma de decisiones de un directivo o la dirección.

Este es el ejemplo de «Personal Insights Discovery» en ella podemos llegar a la conclusión que los empresarios parten desde el pensamiento racional, siendo uno catalogado como más conservador (azul) y otro que se mueven más por acción (rojo), ambos coinciden en que disponen de un menor desarrollo de capacidades emocionales, ya que la forma en que perciben el mundo se basa en datos y resultados.

Personal Insights Discovery

En este artículo queremos dar hincapié en la importancia de desarrollar la inteligencia emocional en las empresas, desde el nivel directivo y a cada nivel de la organización para desarrollar habilidades excepcionales de liderazgo y para la toma de decisiones. También descubrirás que las mentes racionales y emocionales pueden convivir y que el trabajo de ambas partes conducen a un mayor rendimiento.

¿Qué es la inteligencia emocional, la racional y por qué es importante para el empresario?


Podemos definir de forma resumida que la inteligencia emocional es la capacidad de gestionar las emociones y sentimientos, además de percibir y entender las emociones de los que nos rodean. Por otro lado, tenemos a la inteligencia racional que es aquella facultad de poder asimilar y procesar información que permiten tomar decisiones apoyadas en resultados.

En un principio se pensaba que ambos tipos de inteligencias no podían convivir, pero numerosos estudio avalan en que la unión de ambas suponen un incremento en el rendimiento corporativo en todos los niveles.

El empresario diariamente debe lidiar con infinidad de información, así como entablar negociaciones cruciales para el negocio. El equilibrio de ambas inteligencias permite una mayor gestión de las emociones y de la información a la hora de tomar decisiones críticas.

Muchos empresarios han sufrido los nervios y el estrés en algún momento de su trabajo, muchos de ellos han valorado la necesidad de trabajar las emociones para no ser dominadas por ellas. Por ello no es de extrañar el aumento de servicios de mentoring y coaching directivo con el objetivo de potenciar el aspecto emocional como base de la mejora del rendimiento.

Sin dejar la parte directiva, podemos también dirigirnos a otros departamentos cruciales como del de RRHH que día a día deben gestionar el proceso de reclutamiento, selección y detección de talento, sin duda una de las cualidades que se busca en el reclutador es un fuerte desarrollo de la inteligencia emocional.

En resumidas cuentas, las nuevas estructuras empresariales han ido evolucionando hacia nuevos modelos de gestión que favorezcan el desarrollo personal, la empatía, el trabajo en equipo, la motivación y el liderazgo que permitan a la organización dirigirse hacia entornos laborales más favorables. Todo ello, claro está, pasa por poner en relieve la importancia de la inteligencia emocional en las empresas y que forme parte de la estrategia de la misma

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario