Si vienes del artículo donde te hablo sobre el Coste de Capital, habrás visto que te he hablado del CAPM (Capital Asset Pricing Model), ya que es uno de los modelos más utilizados para aplicarlo.

Por eso, quiero hablarte un poco más sobre el CAPM (Capital Asset Pricing Model), su definición, su utilización así como los diferentes elementos que conforman la fórmula. Así que, ya sabes lo que toca ahora, sentarse, relajarse y darle trabajo a la cabeza para que se quede este concepto. ¡Vamos a ello!

Un poco de historia

Este modelo fue presentado por Jack L. Treynor, William Sharpe, John Litner y Jan Mossin que lo hicieron conjuntamente pero trabajando independientemente e inspirados previamente por la Teoría del portafolio de Harry Markowitz, que viene a resumirse en plasmar las ventajas en la diversificación de inversiones con el objetivo de reducir riesgo, es decir, diversificar las inversiones en diferentes áreas lo que conyeva a la reducción del riesgo.

El CAMP toma esta idea pero con la diferencia de que busca maximizar el retorno, por lo que se obtendría una cartera o porfolio mucho mas rentable. Es como decir, trae tu teoría, le doy otro enfoque, veo la forma de sacar más rentabilidad y me gano un premio Nobel por ello.

¿Qué es el CAPM (Capital Asset Pricing Model)?

El Capital Asset Pricing Model, como su nombre indica, es un modelo de valoración del precio del capital o activos financieros de la empresa. Es utilizado para realizar estimaciones sobre la tasa de rentabilidad de un activo financiero o un proyecto.

Si seguimos la línea remarcada en el artículo ¿Qué es el Coste de Capital?

Desde el punto de vista del inversor, será el retorno de la inversión esperada contando como mínimo el rendimiento libre de riesgo más la prima de riesgo del activo. Si lo extrapolamos desde el punto de vista del empresario será lo que deberá cubrir para mantener la confianza de sus inversores.

El modelo CAMP se basa en lo siguientes principios:

  • Los inversores quieren asumir el menor riesgo posible y sacar mayor rentabilidad
  • Existe una tasa libre de riesgo, aunque siempre exista riesgo en el mercado, en el modelo CAMP suele coger de referencia la deuda pública a largo plazo.
  • El inversor como mínimo quiere recibir esa tasa libre de riesgo.
  • El rendimiento deseado será la suma entre la tasa libre de riesgo y la prima de riesgo del activo o proyecto.

Fórmula CAMP

El modelo del CAMP intenta calcular el coste del capital siguiendo la siguiente fórmula:

CAMP = Rf + bc*(Em-Rf)

En donde…

  • Rf: Rendimiento del activo sin riesgo, es decir, la tasa libre de riesgo
  • Em: Rendimiento esperado del mercado
  • (Em-Rf): Prima de riesgo del mercado
  • β: Rendimiento del mercado.

La importancia del factor Beta.

Si has observado la fórmula, verás que el CAMP se obtiene mediante la suma de la tasa libre de riesgo + la beta multiplicado por la prima del riesgo del mercado. Cuando hablamos de la multiplicación de la beta por la prima de riesgo, lo que se está calculado es el riesgo del proyecto o activo financiero. Por ello, si la beta sería 0, el coste del capital sería la tasa libre de riesgo es decir, el retorno esperado será el mínimo valor esperado.

Puedes ampliar más sobre este concepto yendo al artículo ¿Qué es la β (beta)?

Caso práctico del cálculo utilizando el CAMP

Una acción tiene un beta (β) de 1,2%, el rendimiento esperado del mercado es del 10% y la tasa libre de riesgo de referencia es del 6%. En este caso práctico, queremos saber el rendimiento esperado.

Para obtener el rendimiento esperado mediante el modelo CAMP, vamos a ordenar los elementos:

  • Rf: 6%
  • Em: 10%
  • (Em-Rf): 4%. Obtenido de la resta del 10%-6%
  • β: 1,2%

CAMP = Rf + β(Em-Rf)

         CAMP = 6 + 1,2(10-6)

             CAMP = 6 + 1,2*4

                  CAMP=  6 + 4,8 

                        CAMP = 10,8%

Por tanto, el rendimiento esperado sería de un 10,8%. En un principio ya podríamos observar que dicha acción tendría un rendimiento positivo, dado que el valor de la β ya estima el tipo de inversión, al ser la β > 1, significa que la inversión es algo más volátil que la media del mercado, por lo que implica mayor riesgo, pero a la vez ese factor riesgo implica que se ganaría más por el valor positivo del rendimiento de la prima de riesgo.

Artículos Relacionados

Artículo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las condiciones del servicio y la Política de Privacidad

  • Responsable: Fernando Acevedo
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Hostproton, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE
  • Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Si no introduces los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios no podré atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en legal(arroba)elnuevoempresario.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.